luna
 

Más cuentos infantiles con: avaricia

El castigo del avaro

Había una vez,  un hombre muy rico, pero también muy avaro. Un día acudió a la feria, donde le ofrecieron un jamón muy barato. Se, lo compró! Después de todo, hizo un buen negocio, porque con ese dinero ni papas hubiera comprado.  Y se dio el gran atracón de jamón, manjar que nunca probab...