luna
 

Más cuentos infantiles con: gigante

El sastrecillo valiente

Una mañana de primavera se encontraba un humilde sastrecillo sentado junto a su mesa, al lado de la ventana. Estaba de buen humor y cosía con entusiasmo; en esto, una campesina pasaba por la calle pregonando su mercancía: -¡Vendo buena mermelada! ¡Vendo buena mermelada! Esto sonaba a gloria en ...