luna
 

Más cuentos infantiles con: niña

Las amigas

Había una vez una niña que se llama Fernanda. Cuando fue a la escuela, y salió al recreo, una niña llamada Mónica le pregunto a ella,  quieres ser mi amiga…???, pero como Fernanda era tan egoista le dijo, no..!!!. Entonces Mónica se fue muy triste. Al siguiente dia Fernanda se sentia mu...

La nuez de oro

Una hermosa niña, llamada Maria, hija del guardabosques, encontró un día una nuez de oro en medio del sendero. Veo que has encontrado mi nuez. Devuélvemela, dijo una voz a su espalda.  María se dio vuelta y fue a encontrarse frente a un ser diminuto, flaco, vestido con traje carmesí y un punt...

La hilandera

Érase una vez un molinero muy pobre que no tenía en el mundo más que a su hija. Ella era una muchacha muy hermosa. Cierto día, el rey mandó llamar al molinero, pues hacía mucho tiempo no le pagaba impuestos. El pobre hombre no tenía dinero, así es que se le ocurrió decirle al rey: […...

Los seis cisnes

Hallándose un rey de cacería en un gran bosque, salió en persecución de una pieza con tal ardor, que ninguno de sus acompañantes pudo seguirlo. Al anochecer detuvo su caballo y dirigiendo una mirada a su alrededor, se dio cuenta de que se había extraviado y, aunque trató de buscar una salida ...

¿Por qué las lágrimas son transparentes?

HABÍA una vez, en un lugar cercano, un río. Era un río muy ancho, que corría majestuoso y sereno, llevando por su cauce toda el agua de la región. Y era además un río muy bueno, pues dejaba que todas las lavanderas lavaran su ropa en la orilla. Y dejaba también que los niños se […]...

¿Por qué son pelados los cerros de los andes?

En un pueblecito remoto y pobre vivía una viuda con su dos hijitos, trabajando duramente para proporcionarles sustento. La pobre mujer murió de agotamiento y la niña tomó la mano de su hermanito, que era más pequeño, y empezó a recorrer los campos a la busca de alimento. De pronto descubrió ...

Don Miedo

En la habitación de Milena habitaba Don Miedo a veces se escondía debajo de la cama y otras en el ropero. Cuando los padres de la niña lo buscaban ante los sollozos de Milena, se escondía detrás de la puerta, en la cornisa de la ventana o detrás de las cortinas. Las noches de tormenta [&hellip...