luna
 

Más cuentos infantiles con: niño

El niño, Jessica y la bruja

Había una vez un niño que iba por el bosque y de pronto cayó la noche. El niño estaba muy asustado y entonces vio un luz Y era una vieja choza donde habitaba una bruja. El niño se dirigió hacia la choza. Golpeó la puerta 1,2,3, 4 veces. La bruja se transformó en una niña […]...

Mirando por la ventana

Hace mucho tiempo, un  pobre niño, se puso tan enfermo que no tenía fuerzas para poder moverse y tenía que pasar todo su día, metido en la cama. A pesar de que se encontraba en una situación poco agradable, a él lo único que le importaba, es que no podía ir a jugar con sus […]...

La venta del asno

Había una vez un niñito muy astuto que salió un día de su casa, dispuesto a vender a buen precio un asno muy viejo que tenía. Con las tijeras le hizo dibujos en las ancas y cabeza y luego le puso una montura recamada de oro. Brillantes cascabeles colgaban de los adornos, poniendo música a [&he...

El cometa

Y vino el cometa: brilló con su núcleo de fuego, y amenazó con la cola. Lo vieron desde el rico palacio y desde la pobre buhardilla; lo vio el gentío que hormiguea en la calle, y el viajero que cruza llanos desiertos y solitarios; y a cada uno inspiraba pensamientos distintos. -¡Salgan a ver el...

El soldadito de plomo

Había una vez, un juguetero que fabricó un ejército, de soldaditos de plomo, muy derechos y elegantes. Cada uno llevaba un fusil al hombro, una chaqueta roja, pantalones azules y un sombrero negro alto con una insignia dorada al frente. Al juguetero no le alcanzó el plomo para el último soldadi...

Pinocho

En una vieja carpintería, Geppetto, un señor amable y simpático, terminaba más un día de trabajo dando los últimos retoques de pintura a un muñeco de madera que había construído este día. Al mirarlo, pensó: ¡qué bonito me ha quedado! Y como el muñeco había sido hecho de madera de pino...

¿Por qué los payasos son tristes?

MAMA: POR QUE LOS PAYASOS SON TRISTES? ESTA leyendo un libro. Mira con atención las figuras  que lo ilustran, después levanta hacia mí sus ojos llenos de pestañas y pregunta: – Ma… ¿por qué dicen que los payasos son tristes? Su dedo pequeño indica una lágrima enorme brillando sobre ...

La Flor más grande del mundo

Las historias para niños deben escribirse con palabras muy sencillas, porque los niños, al ser pequeños, saben pocas palabras y no las quieren muy complicadas. Me gustaría saber escribir esas historias, pero nunca he sido capaz de aprender, y eso me da mucha pena. Porque, además de saber elegir...

Tito el pececito

Javier tenía un pez llamado Tito. Cuando volvía del colegio se quedaba mirándolo nadar en su pecera redonda. Le encantaban sus colores y el movimiento de sus aletas. Lo veía como con su pequeña boca dibujaba la O. Y Javier le decía O de océano. Siempre que volvía del colegio subía a su habi...