luna
 

Más cuentos infantiles con: niños

El niño avaro

Había una vez un niño que no le gustaba prestar sus juguetes a nadie. Y disfrutaba hacer llorar a los demás niños porque querían sus juguetes.  El tenía un hermano menor al que quería mucho y estaba enfermito de su corazón y no quería que le pasara nada. Pero un día su hermano al que [&he...

El Sol

Había una vez un Elefante muy tragón. Cansado de comer las plantas de la selva, decidió irse al Zoológico. El Elefante llamó a la Tortuga y le contó que se iba al Zoológico y le dijo que llame a los animales que quisieran ir con él. La tortuga dormilona, cansada que no la dejen dormir, [&hel...

La aventura de los animales de la selva

Había una vez un Elefante muy tragón. Cansado de comer las plantas de la selva, decidió irse al Zoológico. El Elefante llamó a la Tortuga y le contó que se iba al Zoológico y le dijo que llame a los animales que quisieran ir con él. La tortuga dormilona, cansada que no la dejen dormir, [&hel...

El árbol mágico

Hace mucho mucho tiempo, un niño paseaba por un prado en cuyo centro encontró un árbol con un cartel que decía: soy un árbol encantado, si dices las palabras mágicas, lo verás. El niño trató de acertar el hechizo, y probó con abracadabra, tan-ta-ta-chán, supercalifragilisticoespialidoso y...

El muñeco de nieve

 Había dejado de nevar y los niños, ansiosos de libertad, salieron de casa y empezaron a correr y jugar por la blanca y aterciopelada alfombra recién formada.    La hija del herrero, tomando puñados de nieve con sus manitas hábiles, se entrego a la tarea de moldearla. Haré un muñeco co...

El acertijo

Érase una vez el hijo de un rey, a quien entraron deseos de correr mundo, y se partió sin más compañía que la de un fiel criado. Llegó un día a un extenso bosque, y al anochecer, no encontrando ningún albergue, no sabía dónde pasar la noche. Vio entonces a una muchacha que se dirigía [&he...

El sastrecillo valiente

Una mañana de primavera se encontraba un humilde sastrecillo sentado junto a su mesa, al lado de la ventana. Estaba de buen humor y cosía con entusiasmo; en esto, una campesina pasaba por la calle pregonando su mercancía: -¡Vendo buena mermelada! ¡Vendo buena mermelada! Esto sonaba a gloria en ...

La escuela de las hadas

Las hadas tienen orígenes muy diferentes. Pueden nacer del huevo azul que ponen las golondrinas cuando en la alta y oscura noche se rozan sus alas con las del Ángel de la Guarda; del agua de una fuente que haya oído cantar a los niños la misma ronda durante cien años … Pero no quiero [&he...

El Abecedario

Érase una vez un hombre que había compuesto versos para el abecedario, siempre dos para cada letra, exactamente como vemos en la antigua cartilla. Decía que hacía falta algo nuevo, pues los viejos pareados estaban muy sobados, y los suyos le parecían muy bien. Por el momento, el nuevo abecedari...

Abuelita

Abuelita es muy vieja, tiene muchas arrugas y el pelo completamente blanco, pero sus ojos brillan como estrellas, sólo que mucho más hermosos, pues su expresión es dulce, y da gusto mirarlos. También sabe cuentos maravillosos y tiene un vestido de flores grandes, grandes, de una seda tan tupida ...

Página 1 de 212