luna
 

Más cuentos infantiles en: Varios

Toby y sus amigos

Hace muchos, muchos años, vivía un precioso perro llamado Toby. Llevaba una vida tranquila y feliz con su familia. Un buen día, cuando el animal esperaba impaciente su ración de comida habitual, se dio cuenta de que esta era mucho más pequeña. Cada día que pasaba, su ración se iba achicando ...

Los malos vecinos

Había una vez un hombre, que salió de casa con tanta prisa, que no se dio cuenta de que se le había caído un documento súper importante en la puerta de uno de sus vecinos. Al ver esta acción, su vecino pensó: Este hombre es muy sucio, podría usar las papeleras como todo el mundo. […]...

Mirando por la ventana

Hace mucho tiempo, un  pobre niño, se puso tan enfermo que no tenía fuerzas para poder moverse y tenía que pasar todo su día, metido en la cama. A pesar de que se encontraba en una situación poco agradable, a él lo único que le importaba, es que no podía ir a jugar con sus […]...

El lobo que creia que la luna era un queso

Caminaba el lobo muy hambriento y ya no sabía que hacer para cazar algún animal y comérselo. De golpe se  encuentra con la zorra y le dice: Oiga usted, señora zorra, que me la voy a comer. Y la zorra le dijo: Pero mire usted, que estoy muy flaca. No soy más que huesos y […]...

Garbancito, un diminuto niñito

Había una vez un niño tan pequeño que cabía en la palma de la mano. Por ese motivo todos le llamaban Garbancito. Era tan pequeño, que cuando salía a la calle le gustaba cantar: – ¡Pachín, pachín, pachín! ¡Mucho cuidado con lo que hacés! ¡ Pachín , pachín, pachín! ¡A Garbancito...

El castigo del avaro

Había una vez,  un hombre muy rico, pero también muy avaro. Un día acudió a la feria, donde le ofrecieron un jamón muy barato. Se, lo compró! Después de todo, hizo un buen negocio, porque con ese dinero ni papas hubiera comprado.  Y se dio el gran atracón de jamón, manjar que nunca probab...

El Gnomo

Vivía una vez un rey muy opulento que tenía tres hijas, las cuales salían todos los días a pasear al jardín. El Rey, gran aficionado a toda clase de árboles hermosos, sentía una especial preferencia por uno, y a quien tomaba una de sus manzanas lo encantaba, hundiéndolo a cien brazas bajo ti...

El Abeto

Allá en el bosque había un abeto, lindo y pequeñito. Crecía en un buen sitio, le daba el sol y no le faltaba aire, y a su alrededor se alzaban muchos compañeros mayores, tanto abetos como pinos. Pero el pequeño abeto sólo suspiraba por crecer; no le importaban el calor del sol ni el frescor [...

La aguja de zurcir

Érase una vez una aguja de zurcir tan fina y puntiaguda, que se creía ser una aguja de coser. – Fíjense en lo que hacen y manéjenme con cuidado- decía a los dedos que la manejaban-. No me dejen caer, que si voy al suelo, las pasarán negras para encontrarme. ¡Soy tan fina! – ¡Vamo...

La Flor más grande del mundo

Las historias para niños deben escribirse con palabras muy sencillas, porque los niños, al ser pequeños, saben pocas palabras y no las quieren muy complicadas. Me gustaría saber escribir esas historias, pero nunca he sido capaz de aprender, y eso me da mucha pena. Porque, además de saber elegir...