luna
 

El gran detective

A Javier le regalaron una lupa. Lo primero que hizo fue salir al jardín de su casa y ponerse de rodillas entre las plantas.

Cuántos bichitos que había en ese lugar…!!! Así, con la lupa pudo observar cada detalle. Lo que más le gusto fue ver las hormigas chocando con sus antenas. Al ciempiés no pudo contarle las patas porque caminaba muy rápido, pero lo siguió hasta que se escondió debajo de una piedra.

Cuando levantó la piedra se asombro mucho al ver una familia de ciempiés. Pero bajó enseguida la piedra porque les entraba mucha luz y les hacía mal. Javier les contó esto a toda su familia y amigos. Y nunca más se olvido de la experiencia vivida.

Imprimir este Cuento

Cuento Infantil relacionado con: , ,



Deja un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.Campos obligatorios están marcados con*

Tu comentario:

Connect with Facebook