luna
 

EL LABRADOR Y SUS HIJOS

Después de muchos años de arduo trabajo, un  viejo labrador, comenzó a notar que sus fuerzas iban mermando cada vez más. Como no quería que sus tierras fueran abandonadas tras su muerte, trazó un plan, para que sus hijos aprendieran a cuidarlas, sin que ellos se dieran cuenta, de ese plan-

Cuando  tuvo todo listo, los llamó frente a el,  y les dijo:

Queridos hijos míos, siento que mi fin se está acercando; vayan a la viña que con tanto amor llevo cultivando todos estos años y busquen aquello que escondí para cuando llegara este día.

Pensando que se trataba de un gran tesoro, corrieron  raudos y veloces al lugar que su padre les había indicado. Allí, cavaron y cavaron durante horas, hasta que no quedaba ni un solo centímetro de tierra sin remover.

A pesar de su empeño y del esfuerzo realizado, no encontraron nada que mereciera la pena vender. Apesadumbrados y pensando que su padre, los había engañado, se volvieron a su casa, sin sospechar el verdadero propósito de su progenitor.

Tiempo después, cuando uno de los hermanos pasaba por allí, se dio cuenta que todo el trabajo de su padre no había sido en vano, ya que todos sus viñedos estaban llenos de apetitosos frutos, con los que pudieron enriquecerse.

Moraleja: El mejor de los tesoros, es el que se consigue con nuestro propio esfuerzo.

 

Imprimir este Cuento

Cuento Infantil relacionado con:



Deja un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.Campos obligatorios están marcados con*

Connect with Facebook

Tu comentario: