luna
 

EL REINO DE LA PRINCESITA PACIENTE

Una princesa pequeña, buscaba a su príncipe hora tras hora. En el reino, pasaron días, semanas; y el reino aguardaba…; llegó al fin un caballero con un sombrero de terciopelo. ¡qué elegancia!, ¡que prestancia!, ¡que elevado!, ¡qué distancia!, la princesita no lo veía, era una torre tal cual jirafa.
Triste, muy triste el reino aguarda, hora tras hora hasta la boda.
Llegó al tiempo otro enviado representando a otro reinado. ¡qué gran sorpresa!, ¡qué alegría!, y parecía un gran tranvía. ¡qué candidato!, ¡qué emoción!, pero muy gordo pá la ocasión.
Triste, muy triste el reino aguarda, hora tras hora hasta la boda.
La princesita triste e impaciente, perdió esperanza; e indiferente siguió en el reino, hora tras hora hasta la boda.
Hasta que un día….. ¡qué algarabía!; ¡que pequeñito el principito!, decía el reino con alegría.
Vino de lejos, y muy pequeño tal cual botón, pidió la mano de la princesa con emoción.
Igual que ella, de pequeñito, igual que ella, de afortunado, igual que ella, con alegría, pudo ser rey de justo trato.
Siempre a tu altura has de encontrar muchas razones para amar

Imprimir este Cuento

Cuento Infantil relacionado con: ,



Deja un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.Campos obligatorios están marcados con*

Tu comentario:

Connect with Facebook