luna
 

El Sol

Había una vez un
Elefante muy tragón. Cansado de comer las plantas de la selva, decidió irse al Zoológico.

El Elefante llamó a la Tortuga y le contó que se iba al Zoológico y le dijo que llame a los animales que quisieran ir con él. La tortuga dormilona, cansada que no la dejen dormir, le dijo:

Estas loco…!!! Como vas hacerlo…??? y el Elefante le dijo:

Llámalos a todos! y la Tortuga le contestó: Está bien, está bien …..ya voy.

Entonces vinieron el León malo, triste de no tener niños para asustar y el Mono aburrido de comer plátanos todo el día. Todos ellos decidieron irse al Zoológico con el Elefante.

Al otro día, el Elefante los despertó a todos muy temprano para hacer el plan e ir al zoológico. Se escondieron entonces en un barco que iba a la ciudad. viajaron todo el dia y la noche.

Al día siguiente el Mono se despertó y les dijo a sus amigos: – Llegamos amigos, Estamos en el zoológico…!!!

Despierten…!!!

Esperaron toda la noche para salir camino al zoológico y cuando llegaron se encontraron con el avestruz que estaba desesperada por salir de ese lugar.

Porque te quieres ir…??? dijo la Tortuga

Porque no tengo espacio para correr, todo el día estoy encerrada en esta jaula , dijo el avestruz. Y el pingüino triste dijo:

Acá no hay frío amigos

Si…!!! le dijo el Gorila fortachón desde su jaula, aquí tampoco podemos salir de nuestras jaulas, ayúdennos a salir…!!!

El Elefante al escuchar lo que le iban diciendo los animales, se puso triste porque no era el zoológico como él pensaba y decidió salvar a los animales, ayudarlos a salir y escapar de sus jaulas… Entonces el León malo le dijo:

Estás loco…!!! yo no quiero regresar, yo quiero asustar niños…!!!

Estás loco…!!! dijo el Gorila. Sí tú asustas a un solo niño, te dejan sin comer todo el día y te castigan mucho. Aquí los niños vienen a divertirse.

Entonces dijo el León, salgamos de aquí, hay que salvarlos y salir pronto…!!!

Así comenzaron a abrir las jaulas con las llaves que encontró el Mono en la casita del guardia que dormía y en silencio salieron todos los animales al puerto.

Al llegar,  encontraron un barco que estaba a punto de partir, corrieron y saltaron y se escondieron en el depósito del barco, para que nadie los viera.

Al llegar a la selva, todos los otros animales los esperaban felices , organizaron una fiesta y no querían volver a quejarse de lo que tenían.

Imprimir este Cuento

Cuento Infantil relacionado con: , ,



Deja un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido.Campos obligatorios están marcados con*

Tu comentario:

Connect with Facebook