luna
 

Cuentos infantiles

El árbol mágico

Hace mucho mucho tiempo, un niño paseaba por un prado en cuyo centro encontró un árbol con un cartel que decía: soy un árbol encantado, si dices las palabras mágicas, lo verás. El niño trató de acertar el hechizo, y probó con abracadabra, tan-ta-ta-chán, supercalifragilisticoespialidoso y...

El hada fea

Había una vez una aprendiz de hada madrina que era mágica y maravillosa, y la más lista y amable de las hadas, pero también era un hada muy fea, y por mucho que se esforzaba en mostrar sus muchas cualidades, parecía que todos estaban empeñados en que lo más importante de una hada tenía que [...

El lobo que creia que la luna era un queso

Caminaba el lobo muy hambriento y ya no sabía que hacer para cazar algún animal y comérselo. De golpe se  encuentra con la zorra y le dice: Oiga usted, señora zorra, que me la voy a comer. Y la zorra le dijo: Pero mire usted, que estoy muy flaca. No soy más que huesos y […]...

El regalo mágico del conejito

Hubo una vez en un lugar, una época de muchísima sequía y hambre para los animales. Un conejito muy pobre caminaba triste por el campo cuando se le apareció un mago que le entregó un saco con varias ramitas. “Son mágicas, y serán aún más mágicas si sabes usarlas”, le dijo el ma...

Garbancito, un diminuto niñito

Había una vez un niño tan pequeño que cabía en la palma de la mano. Por ese motivo todos le llamaban Garbancito. Era tan pequeño, que cuando salía a la calle le gustaba cantar: – ¡Pachín, pachín, pachín! ¡Mucho cuidado con lo que hacés! ¡ Pachín , pachín, pachín! ¡A Garbancito...

La aventura del agua

Un día que el agua se encontraba en su elemento, es decir, en el soberbio mar sintió el caprichoso deseo de subir al cielo. Entonces se dirigió al fuego: – ¿Podrías tú ayudarme a subir mas, alto? El fuego aceptó y con su calor, la volvió más ligera que el aire, transformándola en sut...

La corona de lata

Había un pobre sin morada fija. No poseía nada, ni casa, ni huerto, ni siquiera un asno. Sobrevivía mendigando y recogiendo frutos salvajes; vestía un sobretodo descosido y escondía su cabeza pelada en un sombrero verdoso. Pero no era infeliz. Se contentaba con vivir, contemplar el cielo, beber...

La piedra en el camino

Había una vez un hombre muy rico que habitaba un gran castillo cerca de una aldea. Quería mucho a sus vecinos pobres y siempre estaba ideando medios de protegerlos, ayudarlos y mejorar su condición. Plantaba árboles, hacía obras de gran importancia, organizaba y pagaba fiestas populares, y junt...

La vaca Nicolasa

La vaca Nicolasa, es una vaca alegre, no le gusta la lluvia, porque el día que llueve su amo no la deja salir del establo a jugar en la pradera. Su amigo,  el cerdo Casimiro le hace compañía en sus juegos. Nicolasa es muy coqueta, y ni bien se despierta, se peina el rabo y […]...

El caballo amaestrado

Un ladrón que rondaba en torno a un campamento militar, robó un hermoso caballo aprovechando la oscuridad de la noche. Por la mañana, cuando se dirigía a la ciudad, paso por el camino un batallón de dragones que estaba de maniobras. Al escuchar los tambores, el caballo escapó y junto a los de ...

Página 3 de 1312345...10...Última »