luna
 

Cuentos infantiles

El granjero bondadoso

 Un anciano rey tuvo que huir de su país asolado por la guerra. Sin escolta alguna, cansado y hambriento, llegó a una granja solitaria, en medio del país enemigo, donde solicitó asilo. A pesar de su aspecto andrajoso y sucio, el granjero se lo concedió de la mejor gana. No contento con ofrecer...

El honrado leñador

Había una vez un pobre leñador que regresaba a su casa después de una jornada de duro trabajo. Al cruzar un puentecito sobre el río, se le cayó el hacha al agua.   Entonces empezó a lamentarse tristemente: ¿Cómo me ganaré el sustento ahora que no tengo hacha?   Al instante ¡oh, m...

El muñeco de nieve

 Había dejado de nevar y los niños, ansiosos de libertad, salieron de casa y empezaron a correr y jugar por la blanca y aterciopelada alfombra recién formada.    La hija del herrero, tomando puñados de nieve con sus manitas hábiles, se entrego a la tarea de moldearla. Haré un muñeco co...

El viajero extraviado

Había una vez, un campesino suizo, de muy mal carácter, poco simpático con sus semejantes y cruel con los animales, especialmente los perros, a los que trataba a golpes y pedradas.  Un día de invierno, tuvo que aventurarse en las montañas nevadas para ir a recoger la herencia de un pariente, p...

La aventura del agua

Un día que el agua se encontraba en su elemento, es decir, en el soberbio mar, sintió el caprichoso deseo de subir al cielo. Entonces se dirigió al fuego: -Podrías tú ayudarme a subir mas, alto? El fuego aceptó y con su calor, la volvió más ligera que el aire, transformándola en sutil vapor...

La humilde flor

 Cuando Dios creó el mundo, dio nombre y color a todas las flores.  Y sucedió que una florcita pequeña le suplicó repetidamente con voz temblorosa:  No me olvides! ¡No me olvides!  Como su voz era tan finita, Dios no la oía. Cuando el Creador había terminado su tarea, pudo escuchar aquell...

La ostra y el cangrejo

 Una ostra estaba enamorada de la Luna. Cuando su gran disco de plata aparecía en el cielo, se pasaba horas y horas con las valvas abiertas, mirándola.  Desde el lugar de observación, un cangrejo se dio cuenta de que la ostra se abría completamente en plenilunio y pensó comérsela.  A la noc...

La venta del asno

Había una vez un niñito muy astuto que salió un día de su casa, dispuesto a vender a buen precio un asno muy viejo que tenía. Con las tijeras le hizo dibujos en las ancas y cabeza y luego le puso una montura recamada de oro. Brillantes cascabeles colgaban de los adornos, poniendo música a [&he...

Los geniecillos holgazanes

En un país muy lejano, existían unos duendecillos que vivían en un lindo bosque. La casita que habitaban, podía haber sido un primor, si se hubieran ocupado de limpiarla. Pero como eran muy holgazanes, la suciedad la hacía inhabitable.   Cierto día, se les apareció la Reina de las hadas y le...

EL ASNO Y EL GORRION

Era invierno, hacía mucho frío y todos los caminos se hallaban helados. El asnito, que estaba cansado, no se encontraba con ánimo para caminar hasta el establo. Aquí me quedo! -se dijo, dejándose caer al suelo. Un atrevido y hambriento gorrioncito fue a posarse cerca de su oreja y le dijo: -Asn...

Página 5 de 13« Primera...34567...10...Última »